El Corredor Biológico Paso de la Danta (CBPD) surgió gracias al interés de varias personas en restaurar los hábitats y proteger la biodiversidad entre el río Savegre y el río Térraba. Los inicios del CBPD surgen a través de la idea propuesta por el Consorcio Paseo Pantera (propuesta del Wildlife Conservation Society y Caribbean Conservation Corporation) en 1990, proyecto que pretendía conectar los ecosistemas de la región Centroamericana (McCarthy & Salas, 2003). En 1997 se integró la iniciativa del Corredor Biológico Mesoamericano, cuya propuesta inicial conservó mucho de lo planteado por Paseo Pantera, pero además de metas biológicas incorporó metas socioeconómicas (McCarthy & Salas, 2003). En 1997 cuando el país firmó la declaración del Corredor Biológico Mesoamericano, La Asociación Amigos de la Naturaleza del Pacífico Central y Sur (ASANA) llevaba siete años trabajando en el área que sería el CBPD (ASANA, 2013). El trabajo de ASANA consistía en proponerle a los ganaderos de la zona restaurar la vegetación aledaña a los ríos que pasaban por sus fincas, lo cual fue exitosos en la zona entre el río Barú y Savegre (ASANA, 2013). La presencia y el trabajo realizado por ASANA fueron aspectos muy valiosos para la consolidación del CBPD, siendo hasta la fecha una de las ONG que más contribuye en la ejecución de los proyectos del corredor.
La creación del CBPD responde a la propuesta del Proyecto GRUAS utilizada como componente nacional del Corredor Biológico Mesoamericano (García, 1996). El proyecto GRUAS reconoce que en la región donde se ubica el CBPD o en sus cercanías hay tres sitios de importancia para la conservación: i) La Cuenca Baja del río Savegre, se propone apoyar la conservación de los recursos naturales de esta cuenca mediante acciones de conservación privada; debido, a que constituye un corredor entre Los Santos, el resto de Talamanca y la costa del Pacífico Sur. ii) Los Santos, este es el punto de contacto entre el Pacífico Central y La Amistad, fundamental para proteger el gradiente altitudinal desde el nivel del mar hasta los cerros más altos del Chirripó. iii) Fila Costeña-Fila Tinamaste, posee dos ecosistemas poco protegidos a nivel nacional y es un sitio estratégico para el abastecimiento de agua de las comunidades aledañas. El 100% de la propiedad de la Fila Costeña es privada, por lo que su protección depende totalmente de iniciáticas de conservación que tomen en cuenta a este sector (García, 1996).
De los tres vacíos de conservación identificados en las cercanías del CBPD por el Proyecto GRUAS, el corredor protege una importante porción de la Fila Costeña-Fila Tinamaste (García, 1996). Sin embargo, dentro del CBPD se protege también una pequeña porción de

la Cueca Baja del río Savegre; y es de suma importancia para proteger el gradiente altitudinal que va desde la costa del Pacífico Sur hasta las zonas más altas del Chirripó, pasando por Los Santos. Cuando el CBPD se originó este tenía los límites establecidos en el mapa elaborado por el Corredor Biológico Mesoamericano en el 2003. En 2009 organizaciones locales en conjunto con las Áreas de Conservación Osa, La Amistad Pacífico y Pacífico central, acordaron corregir los límites del corredor. Dicha corrección tuvo como logro que el CBPD pasará de tener una extensión de aproximadamente 20 123 ha a una de 82 128 ha, lo cual contribuyó a que el mapa nacional de corredores biológicos aumentara en 62 004 ha (ASANA, 2013).
El Comité Local de CBPD tomo juramentación en el 2013, y está conformado por representantes de: el SINAC, ASANA, la municipalidad de Pérez Zeledón, el Refugio de Vida Silvestre Hacienda Barú, el Instituto Biotropical (IBT) y la Reserva Playa Hermosa. El artículo 9 del reglamento interno del Comité Local indica sus funciones, entre las que se encuentra: (i) aprobar el informe anual de coordinación y secretaría, (ii) atender asuntos específicos que proponga el Consejo Regional de Áreas de Conservación (CORAC), y (iii) proponer políticas, planes, estrategias y proyectos de interés para el corredor y la región (ASANA, 2013). Actualmente el CBPD tiene los siguientes objetivos: i) Restablecer una ruta de conectividad para la flora y fauna entre los bosques de la Península de Osa y la cuenca del Golfo Dulce, con los de la Reserva Forestal de los Santos en la Cordillera de Talamanca. ii) Proteger las cuencas hidrográficas, y iii) Proteger los ecosistemas de las zonas costeras y la calidad del paisaje de la región.

Plan de Gestion.

Plan de Gestion_DANTA (1)

 

Descargar documento:  http://www.asanacr.org/wp-content/uploads/2021/06/Plan-de-Gestion_DANTA-1.pdf